La décimo primera generación de procesadores para ordenadores portátiles. Su principal novedad es el “ enorme salto en los gráficos”,  estos chips con una nueva arquitectura ofrecerán mejoras en rendimiento a un doble dígito, un incremento “masivo” en el rendimiento con relación a tareas de inteligencia artificial y ve los gráficos Xe como solución de iGPU de nueva generación, además también soportará la próxima generación de E/S. 

Estos gráficos de doceava generación y su nuevo Display State Buffer, promete ayudar a reducir los tiempos de carga y el uso del procesador, liberándolo así para otras actividades y un mayor rendimiento general. 

Tiger Lake forma la microarquitectura en sus procesadores Core para portátiles de onceava generación con su nuevo diseño de núcleo CPU “Willow cove”, las mejoras que aportará “Willow cove” a esta nueva generación son un nuevo diseño de caché, con nuevas optimizaciones de transistores con el proceso de 10 nm+ de Intel y nuevas características de seguridad.

Estos procesadores además contarán con una tarjeta gráfica integrada Xe DG. Se espera que los procesadores de Tiger Lake admitan el conjunto de instrucciones AVX – 512, que tiene el potencial de mejorar tareas específicas, cifrado, redes e inteligencia artificial (IA), esperando además que esta nueva generación de procesadores reforzados con estas tecnologías, deben representar una mejora de fotos más rápida, incluyendo una resolución mejorada y detalles en una imagen a través de Machine Learning, dentro de todas las  mejoras también están el desarrollo de las redes inalámbricas y la inteligencia artificial (I.A) y el rendimiento de esta última será entre dos y media y tres veces bajo Tiger Lake.